El formato markdown ha revolucionado mi forma de entender la documentación y llevo largo tiempo en la búsqueda de uno que colme todos mis deseos.

Aquí hoy te hablo de mi experiencia con 3 editores de markdown gratis.

La primera condición es que sea de código abierto, busco un editor de markdown gratis. Esto me cierra la puertas a grandes productos, pero pensé lo siguiente. Si soy usuario de LibreOffice y esto es una extensión de la gestión documental: ¿por qué no seguir en la misma línea?

La segunda condición es que pueda sincronizarse, que los documentos estén disponibles tanto en móvil, como en tablet o sobremesa. Nunca se sabe cuando aterriza la inspiración.

Me han ayudado a mejorar la productividad y a acortar tiempos incluso en el desarrollo de mi trabajo, consúltame si quieres saber más al respecto.

Así que te voy a contar mi experiencia con tres editores de markdown open source y gratuitos por si te ayudan a elegir. Y así, de paso, los damos a conocer:

Laverna, el editor en la nube sin instalación

Laverna editor markdown

Laverna es un editor online con mucha solera y y bastante práctico. Está en formato web (que es el que yo he utilizado) y también como aplicación descargable para cualquier plataforma. Es una de las ventajas que tiene haber sido desarrollado pensando en trabajar en modo offline. La versión self hosted es muy interesante porque Laverna no necesita instalación. Basta con que vuelques los ficheros estáticos en un servidor web y ya está.

Las características del editor visual son algo más espartanas que en otros editores, pero plenamente funcionales. Está traducido al castellano. Al igual que sus competidores permite navegar por las notas guardadas desde un panel lateral, agruparlas por categorías, etc. Añaden la opción de gestionar tareas a través de ese mismo panel.

El contenido se encripta mediante una clave. Esto es importante, ya que estos contenidos van y vienen por internet y tampoco conviene dar facilidades de lectura. Así que si haces la prueba y abres uno de los ficheros generados por el programa, verás que contiene caracteres extraños debido a la encriptación.

Permite sincronizar el contenido generado a través de una cuenta de Dropbox o de RemoteStorage, una suerte de protocolo open source para almacenamiento en la nube.

Estos dos métodos hacen que Laverna tenga un comportamiento muy especial. El programa te permite descargarte a tu disco duro un fichero de configuración que podrás reutilizar en cualquier otra instalación de Laverna. Así el programa sabe donde está la información guardada y tus datos. Te pedirá, claro, la clave que citábamos antes.

La sincronización no es perfecta y a veces parece que se le olvida subir el contenido nuevo. El buscador tenía un comportamiento a veces extraño, aunque siempre encontré lo que buscaba.

Boostnote, el más bonito de todos

Boostnote editor markdown

A raíz de algunos inconvenientes del anterior probé Boostnote. Esta si es una aplicación que se descarga en el ordenador, con versiones para todas las plataformas: Mac, Windows, Linux, iOS y Android.

La visualización del documento es más elegante que la de Laverna. Minimalista y con tonos verdes, tiene muchas opciones para adaptar la visibilidad a tu gusto: temas del editor con diferentes colores, tipo de markdown, fuentes… También traducido al castellano por la comunidad que lo rodea.

Tiene un modo de pantalla completa o no molestar efectivo. Es lo que te comento sobre la elegancia, está mucho más cerca del resultado de herramientas de pago como Bear o Ulysses que los otros dos.

La particularidad es que está orientado también para desarrolladores. Al crear una nota nueva te preguntará si quieres que se una nota de markdown “de toda la vida” o si quieres crear snippets de código para almacenarlos.

La sincronización en el momento de escribir este post se crea desde la aplicación móvil contra Dropbox para luego reutilizarla desde otras instalaciones (cómo se hace). Al guardar los ficheros en el ordenador o móvil, también puedes hacer otra cosa. Crear una opción de almacenamiento en Boostnote que guarde en una carpeta compartida de Dropbox, Google Drive o cualquier otro servicio en la nube. Más fácil que el método oficial desde luego.

La documentación no es fácil de conseguir. El proceso de sincronización (uso Google Drive) me ha dado problemas de duplicaciones, generando varias veces el mismo fichero de la nota en varios estados de creación del mismo. La exportación a HTML (algo que utilizo mucho para generar el contenido de blog y newsletter) no es todo lo limpia que me hubiera gustado.

Stackedit, práctico, sencillo y sin grandes inconvenientes

Stackedit editor markdown

Stackedit es una aplicación online, que se puede utilizar nada más cargar su página. En esta ocasión no hay fichero descargable ni tampoco traducción al español. Eso si, todo el código está disponible en su repositorio de GitHub, dado que también es un editor opensource.

Han acertado dando al usuario primero lo que de verdad necesita: el editor con unos botones de ayuda. Y luego, si vas investigando, encuentras bastantes más cosas de las que parece.

Lo primero que busqué fueron las opciones de sincronización. En este caso Stackedit lo llama workspaces y tienes tres opciones: Google Drive, GitHub y CouchDB. Utilizo la primera y la aplicación sólo tiene permiso para acceder a los ficheros creados o editados con ella. No como otras apps que te piden acceso total al sistema.

Existe la curiosa opción de publicar la nota en cuentas de Dropbox o incluso en WordPress. Y veladamente aparecen unas opciones para configurar metadatos del fichero, lo que abre la puerta a que puedas utilizarlo como editor visual del contenido de sitios estáticos.

Gestiona el histórico de modificaciones, tienes acceso a la carpeta de trabajo para ver el resto de notas y dónde están almacenadas. Al exportar como HTML te deja generar un código limpio, ideal para transportarlo a otro editor. En algunas de estas opciones te piden una ayuda para desarrollo del producto, si lo vas a usar de verdad estás tardando.

El contador de caracteres del final de la página diferencia entre la versión markdown y la generada por HTML, dado que el segundo no tiene en cuenta los caracteres de formato. Este es un detalle muy fino que pone a la vista el cuidado por las características más pequeñas por parte del equipo de desarrollo.

Quizás la estética pueda ser mejorable y es algo confusa, pero por el momento no me ha dado ninguno de los problemas de sus competidores. Incluso puede que lo instale en mi propio servidor o Raspberry Pi, vista su utilidad.

El formato markdown da mucho juego, así te lo contamos en Fenómeno Mutante.

Espero que este análisis te sea de ayuda

Escrito por Dani

Soy programador web freelance. Especialista en frameworks basados en PHP como Drupal, aunque también me gusta trabajar con microframeworks en varios lenguajes y, por supuesto, tengo a Javascript de gran aliado. aquí.
comments powered by Disqus